Camargo Corrêa - Brown Bovari - Acervo CDMCC

1970

El 4 de marzo, Construções e Comércio Camargo Corrêa S.A. se instala en la actual sede del grupo, en la calle Funchal, barrio Vila Olímpia, São Paulo.

1971

La primera gran obra de la década es la construcción de la BR-230, la carretera Transamazónica. De enero de dicho año a diciembre de 1973, Camargo Corrêa realiza el terraplenado y el revestimiento primario en el trecho entre Itaituba (Pará) y Humaitá (Amazonas), con 40 kilómetros de extensión.

El sueño de vencer las aguas de la Bahía de Guanabara empieza a transformarse en realidad en febrero, al iniciarse las obras del Puente Rio–Niterói. Camargo Corrêa participa en el proyecto por medio de un consorcio con otras dos grandes contratistas: Mendes Júnior y Construtora Rabello.

La construcción de la línea Norte–Sur del Metro de São Paulo, la mayor obra urbana de ingeniería ejecutada en Brasil, lleva la marca del carácter pionero e ingenioso de Camargo Côrrea. La empresa introduce en el país las máquinas Shield, o “Tatuzões” como se las suele llamar coloquialmente, que permiten excavar túneles sin perjudicar las edificaciones existentes.

1972

Durante décadas, las ciudades costeras del norte del Estado de São Paulo y sur del Estado de Rio de Janeiro permanecieron al margen del progreso. El aislamiento llega a su fin con la construcción de la carretera BR-101, la Rio–Santos. De febrero de ese año a septiembre de 1975, Camargo Corrêa cuida del terraplenado y pavimentación del trecho Santa Cruz–Ubatuba, de 50 kilómetros de extensión.

En julio, se inician las obras de la SP-160, la autopista Imigrantes, hito de la ingeniería nacional. Camargo Corrêa actúa en este proyecto hasta abril de 1977, con labores de terraplenado, pavimentación y construcción de túneles y viaductos en un trecho de sierra de tres kilómetros.

Inicio de las actividades de Hangar Menezes, actual Morro Vermelho Táxi Aéreo, empresa de aviación corporativa del grupo Camargo Corrêa.

1974

El 24 de marzo, se inaugura el Puente Rio–Niterói. Esta megaestructura de 13 kilómetros de extensión, 103 pilares y un vano central de 70 metros de altura sigue siendo una de las más grandes del mundo.

En agosto, Camargo Corrêa vuelve a la Transamazónica. Doce meses más tarde, concluye el terraplenado y el revestimiento primario de un trecho con 374 kilómetros, entre Itaituba (Pará) y Humaitá (Amazonas).

Nueva misión en las obras de la autopista Imigrantes: construir un viaducto, con 1.560 metros de longitud, en el trecho de sierra. La obra termina en abril de 1977.

1975

Las compañías Rede Ferroviária Federal S.A. (RFFSA) y Minerações Brasileiras (MBR) encargan a Camargo Corrêa una serie de obras en un trecho de 35 kilómetros entre Belo Horizonte e Itabirito, en el Estado de Minas Gerais. Los trabajos –entre los que se incluye terraplenado, drenaje, obras de arte corrientes y especiales, túneles y servicios complementarios– duran de abril de ese año a diciembre de 1979.

Empiezan las obras de la segunda línea del Metro de São Paulo, la Este–Oeste. Hombres y máquinas de Camargo Corrêa participan en este emprendimiento a lo largo de ocho años.

La Central Hidroeléctrica de Itaipu –la más grande del mundo, con capacidad instalada de 12.600.000 kW– adquiere sus primeros contornos. Integrante de un consorcio internacional, Camargo Corrêa responde por obras civiles completas que termina en marzo de 1983.

En diciembre, Camargo Corrêa empieza a enfrentar el mayor desafío de su historia: la construcción de la Central de Tucuruí, en el Estado de Pará, en plena selva amazónica. La obra más imponente que haya sido realizada en el país por una única contratista movilizó a 25 mil hombres y 700 máquinas, 450 de las cuales de gran envergadura, número superior a los equipos utilizados en la Transamazónica y en el Puente Rio–Niterói. Las obras de la primera fase de la hidroeléctrica se entregan en diciembre de 1984.

1976

Un nuevo corredor de tráfico va a unir la capital paulista al interior: la autopista Bandeirantes. De septiembre de dicho año a enero de 1979, Camargo Corrêa ejecuta obras civiles completas en un trecho de 21 kilómetros entre São Paulo y Campinas.

1978

Bautismo de Camargo Corrêa en el exterior. A la cabeza de un consorcio internacional, la contratista participa en la construcción y montaje de la Central de Guri, en Venezuela. La construcción de la hidroeléctrica, con 10.132 MW, termina en diciembre de 1986.

1979

Surge Camargo Corrêa – Brown Boveri, asociación con el tradicional grupo suizo del sector de bienes de capital. Fabricante de equipos eléctricos y especializada en la implantación de sistemas de transmisión y distribución de energía, esta empresa dio origen a Camargo Corrêa Equipamentos e Sistemas.